ABORDAJE DIETOTERÁPICO DE LA CONSTIPACIÓN

  

 

  

La constipación se define por la retención exagerada de materia fecal o como el retardo de la evacuación más allá del tiempo fisiológico (hasta 48 hs o por lo menos 3 veces por semana). Se produce por alteraciones de la función propulsora del colon, trastorno del reflejo de la defecación o ambas. Es más común en mujeres y ancianos.

El diagnóstico se realiza cuando reúne 2 de los siguientes criterios de Roma en 12 semanas, sin necesidad de ser consecutivos, de los 12 meses previos:

  1. Realizar esfuerzo defecatorio >25% de las veces

  2. Materia fecal dura o tipo escíbalo >25% de las defecaciones

  3. Sensación de evacuación incompleta >25% de las defecaciones

  4. Sensación de bloqueo u obstrucción anorectal >25% de las defecaciones

  5. Maniobras manuales para facilitar >25% de las defecaciones

  6. <3 defecaciones por semana

 

La técnica dietoterápica consiste en:

  • Seleccionar alimentos ricos en fibra para aumentar el volumen de la materia fecal, incluyendo grandes cantidades de frutas, verduras y granos integrales hasta por lomenos25g de fibra dietética por día.

  • Estimular con la dieta el reflejo evacuatorio y orientar al paciente a respetar y responder al mismo, fraccionando la dieta en 6-7 comidas e ingiriendo líquidos fríos.

  • Lubricar la pared intestinal y mantener el contenido acuoso del intestino, tomando como mínimo 2 litros de líquidos por día y  grasas de buena calidad en cada comida.

 

En la práctica podemos tomar leche, yogur frutado, leche cultivada, en lo posible, fríos. No se recomienda los quesos de pasta dura.

Huevos y todas las carnes, de acuerdo a las demás condiciones médicas del paciente.

Verduras en lo posible crudas, por su contenido de fibra elegir de hoja verde, también zanahorias y remolachas, choclo dentro de los feculentos.

Frutas crudas y enteras y con sus cáscaras, evitando banana, manzana, membrillo. Destacamos las ciruelas y su jugo. Los jugos de frutas y verduras sin colar y fríos, en ayunas para que cumplan su función estimulante.

Cereales integrales y salvado de trigo, avena, pastas de harinas integrales.

Consumir esporádicamente legumbres bien hidratadas y cocidas.

Tomar abundante agua (no menos de 2-3 litros diarios), mate cebado, infusiones claras.

Establecer una hora para cumplir con el acto de la defecación, preferentemente después del desayuno.

Diferentes patologías se acompañan de constipación y en cada paciente el médico deberá hacer un correcto diagnóstico y ajustará estas indicaciones dietarias a cada caso.

 

VISITE

Información médica

de calidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   

Volver a página principal